Así será la próxima reforma pensional

La reforma pensional que quiere sacar adelante el gobierno Duque será la más dura de su mandato. Además de la viabilidad fiscal del país, tiene que avanzar en la búsqueda de un modelo con mayor equidad y cobertura.

Arrancó el debate pensional. Si bien el Gobierno anunció que radicaría una reforma solo hasta finales de este año, pasadas las elecciones regionales, la discusión sobre la situación y los cambios que requiere el sistema pensional se adelantó por cuenta de la inclusión de varios cambios en esta materia en el Plan Nacional de Desarrollo (PND) y las polémicas decisiones de la Corte Suprema de Justicia.

Dos propuestas en el PND empezaron a agitar el ambiente político y económico.Por un lado, una norma que busca que los ahorros pensionales de quienes no alcanzaban a cumplir los requisitos para pensionarse sirvan para conformar los Beneficios Económicos Periódicos (Beps) y, por el otro, el artículo para facilitar el traslado exprés entre regímenes por un periodo de 4 meses sin importar cuánto tiempo le faltara a un afiliado para pensionarse, y que trató de ser incluido a última hora por un grupo de parlamentarios con el aval del Gobierno, recordaron las fuertes falencias de nuestro sistema pensional.

El tema de los Beps, por default, llegó a ser calificado por la oposición como una “expropiación” de los ahorros pensionales y una reforma pensional por la puerta de atrás. Para el Gobierno, el objetivo es ofrecer un “producto de retiro” para el grueso de la población que no cuenta con una protección para la vejez, dada la baja cobertura de nuestro sistema pensional.

Por su parte, el tema de los traslados exprés fue calificado por los fondos privados de pensiones como un “orangután”, dado su gran impacto fiscal y alta inequidad. Asofondos estima que la medida hubiera costado más de $50 billones y habría beneficiado a tan solo 170.000 personas, en su mayoría de altos ingresos, que se habrían beneficiado de los subsidios –para algunos altos y retrógrados– que entrega el sistema público. Otro gran problema.

Y para completar el panorama, la Sala Laboral de la Corte Suprema de Justicia puso la lupa sobre los fondos de pensiones al acceder a las pretensiones de una mujer que pedía cambiar de sistema argumentando que había sido engañada para trasladarse del régimen público al privado cuando estaban en el periodo de transición. Esta decisión puso de nuevo en evidencia lo susceptible que es el sistema a las decisiones judiciales.

Todos estos hechos originaron fuertes debates que demostraron no solo el gran interés y sensibilidad que desatan los temas referentes a pensiones, sino la urgencia y el duro camino que le espera a la reforma pensional.

Por qué se requiere una reforma, qué propuestas hay ya sobre la mesa, cuáles son los grandes acuerdos y desacuerdos, qué enseña la experiencia internacional, qué va a hacer el Gobierno y cuál es el camino que le espera a la discusión en el Congreso son algunas de las preguntas que dejaron todas estas controversias. Es necesario ir por partes para entender qué sistema conviene más y cómo una eventual reforma afectará a cada uno.

Le puede interesar: Pensiones: ojo con el populismo en época electoral

¿Reforma por qué?

Para el mismo ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, la pensional es la reforma más importante que debe sacar adelante el país. Y no se trata solo de enderezar el rumbo de las finanzas públicas en el mediano plazo –tarea ya de por sí titánica–, y evitar la pérdida del grado de inversión por parte de las calificadoras internacionales de riesgo, sino porque resulta inadmisible que el sistema pensional se haya convertido en una de las mayores fuentes de inequidad en el país.

Alberto Carrasquilla Ministro de Hacienda. El ajuste al esquema de protección a la vejez es la reforma más importante que debe sacar adelante este país, afirma el Ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla.

Hoy tenemos un sistema de pensiones que no solo no pensiona y expulsa a la población más vulnerable, sino que entrega grandes subsidios a quienes menos lo necesitan.

En los últimos seis años más de 633.000 colombianos no han alcanzado a cumplir las condiciones para pensionarse y han tenido que recibir de vuelta los recursos que ahorraron para su retiro, un proceso que se denomina indemnización sustitutiva en Colpensiones o devolución de saldos en los fondos privados de pensiones. Mientras que, en este mismo periodo, en estos dos regímenes se han pensionado solo alrededor de 539.000 colombianos. De hecho, en la actualidad solo 1 de cada 5 colombianos mayores de 60 años recibe una pensión. Además, en promedio Colpensiones devuelve cerca de $5 millones a quienes no logran pensionarse, los fondos privados retornan cerca de $35 millones por intereses causados. Independientemente del tamaño de las cifras, no son suficientes para el futuro de estas personas en su vejez.

Esta baja cobertura tiene un agravante. El sistema le devuelve los recursos precisamente a la gente que no pudo completar el número de semanas requeridas para pensionarse –1.300 en Colpensiones o 1.150 en los fondos privados– que son precisamente las más vulnerables. Mientras que pensiona –y en el caso del régimen público otorga millonarios subsidios– a quienes han logrado cotizar activamente, que son generalmente las personas de mayores ingresos. Según el propio Departamento Nacional de Planeación (DNP), 65% de los subsidios pensionales está dirigido a 20% de la población con mayores ingresos.

A pesar de que las pensiones públicas son hoy uno de los mayores gastos del Gobierno, benefician solo a unos pocos. Esto hace que los subsidios pensionales empeoren la distribución del ingreso, pues son altamente regresivos.

Por estas razones, el Ministro de Hacienda y muchos expertos hablan de la necesidad de una “Reforma de Protección a la vejez”, como se ha denominado la reforma pensional. Y no se trata de un asunto semántico. “No hay que pensar únicamente en el 20% de la población que alcanzará los requisitos para pensionarse, sino en ese 80% que no tiene acceso a un ingreso para su retiro… y que hay que focalizar los subsidios en la población más vulnerable”, afirma Carrasquilla al explicar la propuesta de reforzar los Beps en el Plan de Desarrollo.

Es claro que, ante la baja cobertura, alta inequidad e insostenibilidad del sistema, hay un gran consenso sobre el carácter urgente de reformar el sistema pensional y acabar con esa perversa competencia entre el régimen público y el privado.

 

Fuente: https://www.dinero.com/edicion-impresa/caratula/articulo/como-va-a-ser-la-reforma-pensional-en-colombia/270300

Recent Posts

Dejar un comentario